viernes, 7 de octubre de 2016

     Aquiles era un hombre fuerte y podía viajar en el tiempo mientras se iba de fiesta. Siempre llevaba una capa azul. 
     Un día, comiendo, le hincó un tenedor a Platón y a este le entró sueño. Ese tenedor tenía somníferos en polvo rosa.
    Cuando despertó estaba muy tranquilo, ¡suerte para Aquiles! ... Platón no se acordaba de nada.
     Esto fue otra historia más de la desconocida y verdadera mitología griega.

-Sergio Delgado y Marco A. Pérez-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada